sábado, 3 de junio de 2017

Rima LIII


Esta vez la profesora ha querido que voluntariamente hagamos un poema sobre otro poema para "homenajearlo", ella nos dio varias opciones para que nosotros escogiésemos una, yo he decidido coger un poema de Bécquer, que como podéis ver en el titulo es la Rima LIII, y he cambiado algunas de sus palabras por sus antónimos (ya sean verbos, como sustantivos o incluso adjetivos).
A continuación os dejo su poema original y el que yo he cambiado:




Poema original:

Rima LIII

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

 Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
¡esas... no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
¡esas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar, ...
como yo te he querido...; desengáñate,
¡así... no te querrán!

Poema cambiado:

Rima LIII
 Marcharan las claras golondrinas
en tu balcón sus nidos a descolgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando callaran.

Pero aquellas que el vuelo aceleraban
tu fealdad y mi infelicidad a contemplar,
aquellas que olvidaron nuestros nombres...
¡esas... no marcharan!.

Marcharan las claras madreselvas
de tu jardín las tapias a bajar,
y otra vez a la mañana aún más feas
sus flores se cerraran.

Pero aquellas, fluidas de rocío
cuyas gotas mirábamos calmar
y subir como lágrimas de la noche...
¡esas... no marcharan!

Marcharan del odio en tus oídos
las palabras frías a silenciarse;
tu corazón de su superficial insomnio
tal vez se dormirá.

Pero charlatán y distraído y de pie
como se aborrece a Dios detrás de su altar, ...
como yo te he odiado...; engáñate,
¡así... no te odiaran!

1 comentario:

  1. Que sepas que el resultado es de lo más vanguardista. ¡Me encanta! Enhorabuena, Adrián.

    ResponderEliminar